Cultivo de aloe vera con malla blanca.

En otra ocasión exponíamos las ventajas y desventajas de instalar malla antihierba en el cultivo de aloe vara, pues bien, ahora vamos más allá y planteamos otro detalle a tener en cuenta: el color de la malla.

Existen distintos estudios que determinan qué color puede ser más adecuado para la plantación teniendo en cuenta variables como el riego y las condiciones climatológicas. Os presentamos distintas informaciones para aumentar el conocimiento sobre ello y poder tomar decisiones con criterio.

La revista científica Terra Latinoamerica publicó en 2011 un estudio llamado “Fisiología y producción de pimiento morrón cultivado con diferentes colores de acolchado” donde se analizaba la afectación en el desarrollo del cultivo que tenía el color del acolchado elegido. El estudio concluyó que “Los resultados mostraron que la actividad fotosintética al inicio del cultivo aumenta desde 40 a 150% en los acolchados blanco y plata que tuvieron de 150 hasta 290% más de reflexión con respecto a los acolchados café, azul y transparente que fueron de los menos reflectivos”.

Cultivo de asloe vera con malla negra.

Cultivo de asloe vera con malla negra.

¿En qué afecta la actividad fotosintética? Este tipo de actividad determina el desarrollo del cultivo y su crecimiento por lo que es vital para la productividad. Pero también hay que tener muy en cuenta la temperatura del suelo ya que puede afectar a la planta. En el estudio explica que “la temperatura del suelo generada por los diferentes acolchados es determinante en la respuesta fotosintética, tasa de asimilación neta y acumulación neta de materia, llegando a tener efectos negativos en los acolchados donde la temperatura del suelo estuvo por arriba de 30 °C”

Malla transparente.

Sin duda, el estudio del clima al que está expuesta la plantación es esencial para tomar una decisión ya que según el color elegido se aumentará la temperatura del suelo lo que puede venir bien para lugares de clima frío pero no es idóneo para lugares muy calurosos. Según explica la industria experta en acolchados, éstos “mejoran las condiciones térmicas del sistema radicular de la planta, incrementando la temperatura del suelo durante el día, mientras que por la noche, al dificultar la salida de radiación infrarroja de la superficie terrestre, retiene parte del calor. Esta propiedad se traduce en una mayor temperatura respecto al suelo desnudo y una amortiguación en sus fluctuaciones, lo que confiere precocidad al cultivo”.

Así, el color blanco “refleja la luz lo que reduce el calentamiento del suelo y la luz reflejada hacia el follaje es aprovechada en la actividad fotosintética incrementando la productividad del cultivo”.

Igualmente, el color puede ser interesante para prevenir las plagas ya que algunos estudios avalan que “la luz reflejada disminuye la dinámica poblacional de insectos patógenos, repele plagas y vectores de enfermedades”.

En la agricultura como en la vida en general casi nada es definitivo y lo que puede ser bueno para una plantación, puede no serlo para otra. Por ello es muy importante manejar toda la información posible tanto a nivel externo como a nivel interno (variables de tu plantación) para poder tomar una buena decisión. Este es el objetivo de este artículo.