Manta térmica aloe veraEs bien sabido que uno de los grandes enemigos del aloe vera son las heladas, las bajas temperaturas pueden hacer mucho daño a la planta llegando incluso a pudrirla lo que acabará por matarla. Por ello, si la plantación está en lugares propensos a las heladas en invierno hay que pensar en buscar recursos para protegerla.

Una de las soluciones es la que han implementado Pronatue, han instalado una manta térmica. Según explica Pablo Peinado, uno de gerentes de esta plantación, es recomendable su uso “en situaciones de bajas temperaturas y heladas en días seguidos. Bajando la temperatura de 5º hemos constatado que da muy buenos resultados”. ¿Y cuál es el motivo de su eficacia? Según explica Pablo “crea un microclima muy beneficioso en invierno. Aumenta la temperatura interior del túnel en dos o tres grados. Impide que la helada y los fríos contacten directamente contra la planta. Aunque es transpirable con lo que el agua y el aire penetran perfectamente”. Además, Pablo Peinado aclara que “no genera efecto invernadero y no causa problema en la certificación ecológica”.

¿Cuál es el coste?

En principio todo son ventajas pero una pregunta obligada es su coste. Pablo nos asesora en este ámbito y expone que el coste de la manta térmica es “en 2013 es de 0.06 euros/metro cuadrado” y su montaje completo puede ascender a “unos 1500 euros por hectárea” y aclara que su vida útil es de un año.

El coste por hectárea es de 1.500 euros, aproximadamente, y su vida útil es de un año.

Concretamente, Pronatue usa este sistema desde 2007. Pablo dice estar muy satisfecho ya que “desde su incorporación la pérdida de plantas por frío o heladas ha desaparecido prácticamente. En inviernos poco acentuados de frío la planta incluso ha llegado a desarrollarse lo que permite la recolección de hoja antes”. Por ello, en Pronatue no tienen duda en usarlo cada año a pesar del coste que representa.

Posibilidades para el verano

Tras los buenos resultados obtenidos con la manta en verano Pablo explica que “este año empezaremos a estudiar dejar la malla en verano, al objeto de que la planta no reciba el sol tan directamente. Solo la parte superior del túnel, de modo que enrollaremos la tela hacia arriba dejando sólo una especie de visera. Es una sugerencia que nos hizo un empresario francés un año que nos compró toda la producción”.