aloe vera para el cuidado de los pecesDe igual modo que el uso de Aloe vera está indicado en humanos para paliar afecciones o enfermedades, también su uso es recomendado en animales. En este caso vamos a hablar concretamente del uso de Aloe vera para el cuidado de los peces: ¿cómo administrarle el Aloe vera? ¿en qué circunstancias le puede ayudar?

Hay veterinarios como José Mª Rosa que recomiendan el uso del Aloe vera en los animales. En nuestro blog puedes encontrar algunos artículos en estos términos y hemos difundido otras publicaciones sobre el uso de Aloe vera para las mascotas más comunes, como son los perros y los gatos.

En esta ocasión vamos a hablar de los peces y de cómo la administración de Aloe vera en estos animales les puede ayudar a superar patologías y a estar más fuertes.

¿Qué problema del pez se puede tratar con Aloe vera?

El Aloe vera puede servir para el tratamiento de peces que tengan problemas estomacales, estén débiles por alguna enfermedad, sufran algún tipo de infección, tengan daños en sus aletas…

¿Cómo se administra el Aloe vera al pez?

Lo principal es utilizar un Aloe vera de calidad. Puede ser bien fresco (una planta que tengas en casa) o un jugo procesado que compres. Lo ideal es que sea de la mayor calidad posible.

Si tienes una planta en casa, solo deberás cortar una hoja y extraer el jugo, eliminarle bien la aloína y administrarlo.

Si es un jugo procesado, asegúrate que contenga, al menos, un 98% de aloe vera, que no contenga aloína y el menor número de aditivos posibles y si los contienen que sean naturales.

La administración de Aloe vera se puede hacer de varias formas:

  • Licuado: se añade al agua un 1cc por cada 10 litros de agua. Puedes aprovechar el cambio de agua para hacerlo. También hay acondicionadores de agua que lo contienen pero debes asegurarte que así sea y que lo contenga en una proporción necesaria para que haga efecto.
  • En pequeñas porciones: puedes introducir en al acuario pequeños trozos de Aloe vera que irán diluyéndose y puede que los peces coman de él. Esta manera puede hacer que se ensucie algo el agua del acuario.
  • Directamente al pez: es una operación delicada y solo recomendable para casos más extremos. Habría que agarrar al pez con cuidado y, sin sacarlo del agua, ofrecerle un trozo de Aloe vera para que coma. Si tiene un daño externo ten mucha precaución en frotar las heridas con aloe porque el contacto directo puede provocarle irritación aunque esto no debe suceder si el gel está bien limpio de aloína.