El consumo de aloe vera aporta a nuestro organismo multitud de nutrientes esenciales para su funcionamiento pero también es un gran aliado de uno de los sistemas más importantes del cuerpo: el sistema digestivo. Su consumo diaria puede llegar a paliar patologías asociadsa a este sistema como el estreñimiento o el colon irritable.

Tomando aloe vera cada día no sólo estaremos reforzando nuestro organismo sino que también estamos ayudándolo a prevenir ciertas enfermedades digestivas ya que “los carbohidratos que componen la fibra alimentaria del gel de aloe vera contribuyen a dar textura y movilidad al bolo alimenticio facilitando así su tránsito por el intestino y contribuyen a prevenir problemas como el estreñimiento, la diverticulosis y el síndrome del colon irritable”, explica el catedrático de Química Orgánica de la Universidad de Cádiz y Premio Molish de Alelopatía, Francisco Antonio Macías.

Igualmente, según explica Macías “los carbohidratos presentes en el aloe vera parecen jugar un papel importante en los procesos de estimulación del sistema inmunitario y la protección contra tumores”.