picudo negro aloe veraDesde hace unos meses se está hablando de la existencia de picudo negro en la península. Actualmente, se sabe que este insecto ha actuado en ágaves (pitas) y algunos aloes de jardines municipales en localidades como Barcelona, Elche y Matalascañas. Nosotros hemos hablado con dos expertos para que nos aclaren todo sobre este tema con tanto interés para productores actuales y futuros.

 

¿Qué es el picudo negro?

Se escucha hablar mucho del picudo rojo que afecta principalmente a las palmeras pero ahora hablamos del picudo negro (Scyphophorus acupunctatus). Ambos de la misma familia, curculionidae. Las plantas afectadas por él son los ágaves, yucas, dragos y aloes.

Se diferencia del rojo, además del color, por su tamaño, siendo algo más pequeño. Procede de América y aunque no vuela se desplaza con rapidez. “Aprovecha el clima templado de las zonas costeras de la península, lo más parecido al de su lugar de procedencia”, nos indica Joaquín Herrero, biólogo e investigador de la Universidad de Alcalá de Henares.

De hecho, la primera vez que se escuchó hablar de él fue en 2007 en Barcelona, desde entonces se les ha detectado en Xabia (Alicante), Elche (Alicante) y Matalascañas (Huelva). Ha atacado a jardines municipales de, sobre todo, ágaves (conocida como pita) y aloes (especialmente arborescens).  

¿Cómo actúa?

Herrero nos explica que “la hembra pone entre 300 y 500 huevos y es portadora de la bacteria Erwina carotovora, que ataca y corrompe a la planta desde el interior”. Se trata de un parásito ya que tanto la madre como las larvas se alimentan de la planta para su supervivencia. Esto unido a la bacteria que porta la madre que pudre la raíz, acaba destruyendo a la planta.

¿Cómo actuar ante un ataque de picudo negro?

En México, donde se cultiva el ágave para elaborar el tequila, conocen bien los efectos del picudo negro y han desarrollado unas trampas de captura basadas en feromonas que les da buenos resultados.

En España se están utilizando tratamientos similares a los usados contra el picudo rojo. “Se trata de tratamientos ecológicos con hongos y nematodos”, nos explica el técnico de Aloe Varo y trabajador del Jardín Botánico de Córdoba, Jesús Palma.

Se aconseja que si un ejemplar queda afectado se debe proceder a su extracción y eliminación a través de su incineración. Se puede distinguir que está afectado cuando la base de la planta tenga signos de podredumbre.

Por su parte, Palma opina que “no entraña un riesgo real para los cultivos de aloe vera ya que creo que puede ser que se vean afectadas unas algunas plantas puntualmente pero no una plantación entera”. Cierto es que en la actualidad no se conoce ninguna explotación agraria afectada por el picudo negro y que se destaca su incidencia en ágaves más que en aloes. Y ya se está actuando sobre ellos.

No obstante, Herrero entiende que no está de más “revisar los plantines que se compran, vigilar la plantación por si hubiese algún pie de planta afectado” para prevenir algún ataque y poder actuar rápidamente.